[Ciberayllu]

Retórico lector

Víctor Hurtado Oviedo

Breve y romántico manual para que usted corte figuras con las palabras.

 
 

Ocioso lector:

Si alguna vez oíste boleros, has oído retórica: doble felicidad.

A veces, los caminos que se bifurcan también se juntan y dan un resultado como el siguiente. Ojalá te plazca.


Víctor Hurtado Oviedo.

P. S. En el artículo «¡Oh retórico bolero!» se aplican algunas figuras.


ALGUNAS FIGURAS RETÓRICAS
PARA EL USO DEL CURIOSO LECTOR

EPANALEPSIS

La epanalepsis es la repetición de una o más palabras. Por lo general van seguidamente.

Mejor es que recuerdes
que el cielo siempre es cielo,
que nunca, nunca, nunca,
el mar lo alcanzará.
   Julio Rodríguez Reyes: Mar y cielo.

Te quiero así, así, así,
porque el amor es bueno,
cuando es amor, amor, amor,
apasionado y tierno;
y creo en ti, en ti, en ti,
como una cosa santa,
que se lleva en el alma
como el nombre de Dios.
   Prado y San Cristóbal: Te quiero así.

ANÁFORA

______________     _______________
|XXX__________| , |XXX___________| .

La anáfora es la repetición de una o varias palabras en el comienzo de oraciones seguidas.

¿Y qué hiciste del amor que me juraste,
y qué has hecho de los besos que te di,
y qué excusa puedes darme si faltaste
y mataste la esperanza que hubo en mí?
¡Y qué ingrato es el destino que me hiere,
y qué absurda es la razón de mi pasión,
y qué necio es este amor que no se muere
y prefiere perdonarte tu traición!
   Mario de Jesús: Y.

Tú no sabes nada de la vida,
tú no sabes nada del amor.
Eres como un ave a la deriva
que va por el mundo sin amor.
   Myrtha Silva: ¿Qué sabes tú?

Que nunca llegue la hora del olvido,
que nunca llegue la desilusión,
que nunca suene el último latido
de nuestro aventurero corazón.
   Agustín Lara: Gotas de amor.

EPÍFORA
_______________       ______________
|___________XXX| , |__________XXX| .

La epífora es la repetición de una o más palabras en el final de oraciones seguidas. Es la figura inversa de la anáfora.

Cada vez que veo brillar el Sol,
brillas ,
y, en las notas de cualquier canción,
vagas .
   Paco Michel: Y háblame.

SÍMPLOQUE
_________________       ________________
|XXX__________ZZZ| , |XXX_________ZZZ| .

Símploque es la combinación de anáfora y epífora (unas repeticiones en el comienzo, otras repeticiones en el final).

Cuando te haga falta una ilusion, háblame;
cuando
sienta frío tu corazón, háblame.
   Paco Michel: Háblame.

Si acaso te ofendí, perdón;
si en algo te engañé, perdón;
si no te comprendí, perdón:
perdóname, mi vida.
   Gabriel Ruiz: Perdóname, mi vida.

ANADIPLOSIS

_______________       _______________
|___________XXX| , |XXX___________| .

La anadiplosis es la repetición de una palabra en el final de una oración y en el comienzo de la oración siguiente.

Preso estoy; ya estoy sufriendo mi condena,
la condena que me da la sociedad.
Me acongoja, me avergüenza y me da pena,
pero tengo que cumplirla en soledad.
   Daniel Santos: Amnistía.

Quiero decirte, cuando estemos solos,
algo muy profundo, íntimo más bien:
es para hablarte sobre nuestras vidas,
vidas fracasadas por la incomprensión.
   Orlando de la Rosa: Libertad.

Deja que mis manos no sientan el frío,
el frío terrible de la soledad.
Quémame los ojos, si es preciso, vida,
pero nunca digas que no volverás.
   Nelson Navarro: Quémame los ojos.

SÍMIL

El símil es la comparación explícita de dos o más elementos. Su fórmula es: A es como B (A es más [o menos] que B, etc.).

Como un rayito de Luna
entre la selva dormida,
así, la luz de tus ojos
ha iluminado mi pobre vida.
   Chucho Navarro y Alfredo Gil: Rayito de Luna.

Yo sé que te mueres cual pálido cirio,
y sé que me quieres, que soy tu delirio.
   Rafael Hernández: No me quieras tanto.

Yo sé que estoy ligado a ti
más fuerte que la hiedra
porque tus ojos de mis sueños
no pueden separarse jamás.
   Saracino D´┐ŻAquisto Ben Moiar: La hiedra.

METÁFORA

La metáfora es el traslado del significado de una palabra a otra palabra, traslado posible porque ambas palabras comparten una idea. Así, se dice: «Sus dientes son perlas» porque los dientes y las perlas son blancos y brillan (ideas compartidas). Hay varias formas de metáfora. A continuación, la letra R representa al término real (dientes); la letra I representa a la imagen empleada (perlas).

a) R es I: Tú eres mi vida (= tú eres la razón de mi vida).
b) R de I: Dientes de perlas (= dientes blancos y brillantes como las perlas).
c) I de R: Luz de mi vida (= alegría de mi vida).
d) RI (es una aposición: la yuxtaposición de dos sustantivos, o de dos adjetivos, etc.): Señora tentación (= señora tentadora).
e) I por R (R ya no aparece): Mi cruz (= mi padecimiento, mi condena).

Ejemplos:

a) R es I:
Porque tu amor es mi espina,
por las cuatro esquinas
hablan de los dos.
   Rubén Fuentes: Escándalo.

[...] mi fe es hoja seca
que mató el dolor.
   R. R. Carvajo: Hoja seca.

Tu destino es como el mío:
si eres vela, yo soy viento;
si eres cauce, yo soy río;
si eres llaga, yo, lamento.
   Hermanos García Segura: Compromiso.

b) R de I:
Muñequita linda de cabellos de oro,
de dientes de perlas, labios de rubí.
   María Grever: «Te quiero», dijiste.

c) I de R:
Llanto de Luna en la noche sin besos de mi decepción,
Sombra de pena, silencio y olvido que tiene mi hoy,
Llaga de amor que no puede sanar si me faltas tú.

d) RI:

Señora tentación de frívolo mirar,
de boca deliciosa, ansiosa de besar.
   Agustín Lara: Señora tentación.

Amorcito corazón,
yo tengo tentación de un beso.
   Manuel Esperón y Pedro de Urdemalas: Amorcito corazón.

e) I por R:
Tuyo es mi corazón,
¡oh Sol de mi querer!
   Lorenzo Barcelata: María Elena.

ALEGORÍA

La alegoría es un sistema de metáforas que desarrollan una comparación. En el ejemplo siguiente, la metáfora central no aparece explícita, pero es esta: el amor es un juego de azar donde suele perderse.

En la casa de juego de la vida,
en la loca ruleta del amor,
una noche, sin ver lo que exponía,
contra el tuyo jugué mi corazón.
Giró la rueda con sus días rojos,
encendidos de fuego y de pasión;
giró la rueda, con sus días negros,
amargados de cruel desilusión.
Yo creí que ganar era muy fácil
y aposté sin pensar que eras mujer:
como el cristal, mi suerte fue tan frágil,
que un cambio de tu amor mi hizo perder.
No me quejo: son cosas de la vida
si, en la loca ruleta del amor,
mi corazón jugué en una partida
y un golpe del azar se lo llevó.
Quise todo jugar al trece negro,
cabalístico número fatal;
y, oponiendo tu suerte con la mía,
tu cariño jugué, para mi mal.
Rodó la bola con carrera loca
y, rodando, otro número marcó;
rodó la vida y perdí tu boca,
que otros labios, ajenos, me ganó.
   Luis Arcaraz: Ruleta.

EPÍTETO

El epíteto es un adjetivo (o una frase adjetival) que se añade a un sustantivo para resaltarlo. No es una calificación necesaria: puede ser suprimida. El epíteto resalta una cualidad obvia: «La blanca nieve». El epíteto suele ir antes del sustantivo correspondiente: «La blanca nieve» (en vez de «La nieve blanca»).

Caribe soy,
de la tierra del amor,
de la tierra donde nace el Sol,
donde las verdes palmeras
se mecen airosas al soplo del mar.
   Luis Alday: Caribe soy.

Duermen, en mi jardín,
las blancas azucenas,
los nardos y la rosas.
   Rafael Hernández: Silencio.

Quiero escaparme con la vieja Luna
en el momento en que la noche muere [...].
   Orlando de la Rosa: Vieja Luna.

HIPÉRBOLE

La hipérbole es una exageración evidente, por exceso o por defecto (muchísimo o poquísimo).

Cada vez que veo brillar el Sol,
brillas tú;
y, en la notas de cualquier canción,
vagas tú.
¿Que no ves que estoy muriendo en vida
esperando por ti?
Aunque estés allá en el fin del mundo,
a tu lado estoy en un segundo.
Nada más cierra tus negros ojos
y háblame, háblame, háblame.
   Paco Michel: Y háblame.

Si Dios me quita la vida
antes que a ti,
le voy a pedir ser el ángel
que cuide tus pasos
pues, si otros brazos te dan
aquel calor que te di,
sería tan grande mi celo,
que en el mismo cielo
me vuelvo a morir.
   Luis Demetrio: Si Dios me quita la vida.

ANTÍTESIS

La antítesis es la expresión de ideas opuestas.

Me gustan los ojos verdes,
y tú los tienes muy negros;
me gustan los ojos grandes,
y tú los tienes pequeños;
me gusta la gente alegre,
y tú no sabes reír;
y, siendo como tú eres,
me he enamorado de ti.
[...]
Me gusta la piel muy blanca,
y tú la tienes morena;
me gusta saber tu vida,
y tú jamás me la cuentas;
me gusta soñar despierto,
y tú no sueñas así;
y, siendo como tú eres,
me he enamorado de ti.
   A. Guijarro y A Torregosa: A pesar de todo.

OXÍMORON

El oxímoron es la complementación imposible de palabras de significado opuesto (sustantivo y adjetivo; sujeto y predicado, etc.). Ejemplo: «Luz negra».

¡Payaso! Soy un triste payaso
que oculto mi fracaso
con risas y alegrías
que me llenan de espanto.
   Fernando Maldonado: Payaso.

En el negro azabache
de tu blonda cabellera [...].
   Plácido Acevedo: Azabache. (Este oxímoron parece involuntario. Blondo significa rubio, y azabache significa negro: no puede haber un cabello que sea rubio y negro.)

PREGUNTA RETÓRICA

La pregunta retórica es una afirmación expresada con forma de pregunta. Se la formula de tal modo que el lector entienda el sentido de esa afirmación implícita.

¿Por qué no han de saber
que te amo, vida mía?
¿Por qué no he de decirlo
si fundes tu alma con el alma mía?
   Consuelo Velázquez: Amar y vivir.

¿Cómo imaginar
que la vida sigue igual?
¿Cómo, si tu risa
ya no se oye en en el jardín?
   Chico Novarro: ¿Cómo?

ASÍNDETON

El asíndeton es la supresión de las conjunciones (y, o).

[...] representar
en tu vida el Sol,
la emoción, la fe.
   Mario Clavel: Quisiera ser.

POLISÍNDETON

El polisíndeton es la repetición de las conjunciones (y, o) entre elementos sucesivos.

Y así pasan los días,
y pasan las noches,
y pasan los años,
pero, en el dolor de mi amargura,
tú serás siempre la dueña de mi corazón.
   Pepé Delgado: La dueña de mi corazón.

 
© 1999 Víctor Hurtado Oviedo, vhurtado@nacion.co.cr
Ciberayllu

Más cultura en Ciberayllu

173/991214